Acido úrico y calciuria: valor pronóstico y diagnóstico en los trastornos hipertensivos de la gestación

Jorge Eduardo Vélez Arango, Nubia Yolanda Chamorro Quiroz, Carlos Miguel Céspedes Rubio

Resumen


En el presente estudio se analizan los niveles de calciuria y ácido úrico en un grupo de 135 pacientes con trastornos hipertensivos de la gestación que consultaron al servicio de admisiones obstétricas del Hospital de Caldas entre marzo Io y agosto 31 de 1994. En todas las pacientes se determinaron niveles de ácido úrico, creatinina, nitrógeno ureico, proteinuria en muestra ocasional, proteinuria en 24 horas, calciuria en 24 horas y recuento plaquetario. De acuerdo con el diagnóstico las pacientes se clasifican en: hipertensión inducida por el embarazo: 55,6%, hipertensión arterial crónica: 5,5%, hipertensión arterial crónica más preeclampsia sobreagregada: 11,9%, hipertensión transitoria gestacional: 26,7%. La edad promedio de las pacientes fue de 26,19 años ± 7,29 años con una presencia de unión inestable del 32,6%. El 54,1% de ellas son primigestantes con una paridad promedio de 1,27 ± 1,93 hijos.

Se comprueba una disminución estadísticamente significativa de los niveles de calciuria en las pacientes con hipertensión inducida por el embarazo, hipertensión arterial crónica + preeclampsia sobreagregada e hipertensión transitoria gestacional. Existe elevación significativa de los niveles de ácido úrico en las cuatro categorías de trastornos hipertensivos. Ambos hallazgos están de acuerdo con lo reportado por la literatura, razón por la cual se propone la determinación de la calciuria en orina de 24 horas como una prueba de diagnóstico y tamizaje de preeclampsia eclampsia.


Texto completo:

PDF

Referencias


Vélez J., Dávila L. Mortalidad materna institucional en Caldas: 1990-1995.

Masse J., Forest JC., Moutquin J. A prospective study of several potential biologic markers for early prediction of the development of preeclampsia. Am. J. Obstet. Gynecol. 1993; 169: 501-508.

López P. y de Félix M. Uso del calcio urinario en la prevención de la hipertensión inducida por el embarazo. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 1991; 110(2): 126-134.

Sánchez RL., Jones OCM Cullen MJ. Urinary calcium as an early marker for preeclampsia. Obstet. Gynecol. 1991;77:685-688.

Belizan J. y Villar J. The relation ship between calcium intake and edema-proteinuria, and hypertension-gestosis: an hypothesis. Am. J. Clin. Nutr. 1980; 33: 2202-2210.

Rodríguez MH., Masaki RJ., Mestman J., Kuman Omesky y Rude R. Calcium/creatinine ratio and microalbuminuria in the prediction of preeclampsia. Am. J. Obstet. Gynecol. 1988; 159:1452-1455.

Villar J., Repne J., Belizan J. y Pareja G. Calcium suplementation reduces blood pressure during pregnancy: results of a randomized controlled clinical trial. Obstet. Gynecol. 1987; 70 (317): 317-321.

Taufield P., Ales K., Rejnick L. Hypocalciuria in preeclampsia. N. Eng. Med; 1987; 316:715-718.

Sánchez Ramos L., Sandroni S., Andrés FJ. and Kaunitz AM. Calcium excretion in preeclampsia. Obstetrics and Gynecology. 1991; 77: 510-513.

Pitkin R. Calcium metabolism in pregnancy and the perinatal period: a review. Am. J. Obstet. Gynecol. 1985; 151:99-109.

Belizan JM., Villar J., Salazar A. y cols. Evidencia nutricional del efecto de suplementación de calcio en la presión sanguínea en mujeres embarazadas normales. Am. J. Obstet. Gynecol. 146, N° 2,1980.

O’Brien W. Pronóstico de la preeclampsia. Clínicas Obstétricas y Ginecológicas 2, 1992; 341-350.

Balcells, A. La clínica y el laboratorio. 14 ed. Barcelona: Marín. 1986; 597.

Schwarcz R., Durerges CA., Diaz AG., Fescina R. Obstetricia. 4 ed. Buenos Aires: El Ateneo. 1988; 220.

Botero J., Jubiz A., Henao G. Obstetricia y Ginecología. 3 ed. Medellin: Carvajal, 1987; 273.

Zuspan F. New concepts in the understanding of hypertensive diseases during pregnancy. Clinics in perinatology. 1991; 18(4): 653-659.

Burrow G., Ferris T. Complicaciones médicas durante el embarazo. 2ª ed. Buenos Aires: Médica Panamericana, 1984.

Sibai B. Hipertensión and pregnancy clinicos in perinatology. 1971; 18(4).

Polit D., Bernadette H. Investigación científica en ciencias de la salud. 2ª ed. México D.F.: Interamericana, 1987.

Belitzky R., Nieto F., Martell M., Fescine R. Metodología para la investigación epidemiológica operacional y clínica con ejemplos perinatales. Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano. O.P.S. Montevideo, Uruguay, 1985.

Dildy G., Colton D. Management of severe preeclampsia and eclampsia. In: Carlson R., Geheb M. Obstetric emergencies. Critical care clinics. 1991; 7(4): 829-849.

Colton. Stadistics in medicine. Boston: Little Brown, 1984.

Sibai BM., Anderson GD., McCubbib JH. Eclampsia II. Clinical significance of laboratory findings. Obstet. Gynecol, 1982; 59:153-157.

Gant N., Pritchard J. Pregnancy-induced hypertension. In: Eden R., Boehm F. Assessment and care of the fetus. Physiological, clinical and medico legal principles. Appleton & Lange, 1990; 711-723.

Yoshimura A., Ideura T., Iwasaki S. Significance of uric acid clearance in preeclampsia. In:Am.J. of Obstet. and Gynecol., 1990; 162:1639-1670. (Letters).

Rodríguez K. y Calero R. El síndrome preeclampsia-eclampsia. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología. 1993; 44(4):267-271.

Dekker G., Sibai B. Early detection of preeclampsia. Am. J. Obstet. Gynecol., 1991; 165:160-172.

Arias F. Guía práctica para el embarazo y el parto de alto riesgo. 2ª ed. Madrid: Mosby/Doyma Libros. 1994; 190.


comments powered by Disqus

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM




Copyright (c) 2016 Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

ISSN Impreso       0034-7434 

ISSN Electrónico   2463-0225

https://doi.org/10.18597/issn.0034-7434